[transcript] Zizek in Wall Street

Author: Slavoj Zizek
October 4th, 2011

Traducción al español aquí.

We are all losers, but the true losers are down there on Wall Street. They were bailed out by billions of our money. We are called socialists, but here there is always socialism for the rich. They say we don’t respect private property, but in the 2008 financial crash-down more hard-earned private property was destroyed than if all of us here were to be destroying it night and day for weeks. They tell you we are dreamers. The true dreamers are those who think things can go on indefinitely the way they are. We are not dreamers. We are the awakening from a dream that is turning into a nightmare. (más…)

La Belleza Salvaje de Alexander McQueen

La muestra Savage Beauty de Alexander McQueen en el Museo Metropolitano de Nueva York es impresionante. Por primera vez se realiza una retrospectiva de esta envergadadura sobre su trabajo. El trabajo de McQueen es impecable, coherente, minucioso, impactante, político y sobrecogedoramente humano.

Una de las secciones de las muestra está ambientada como un gabinete de curiosidades. Ahí se muestra este video, el registro de una acción realizada al final de la muestra de la colección “No. 13” (primavera/verano 1999). La modelo Shalom Harlow, situada en una plataforma giratoria, es “atacada” por dos robots industriales que pintan su vestido blanco con sprays y pintura de colores. La inspiración para esta acción vino de una instalación de la artista Rebecca Horn.

Y el vestido, al final:

Más videos aquí.

Hacia la construcción de nuevas políticas culturales en los Estados Unidos

Cuando pensamos en la política cultural de los Estados Unidos, solemos decir que ese país “no tiene ninguna”, pues ahí rigen las leyes del mercado y el modelo elegido se concentra más que nada en un financiamiento de las artes a través de grandes agencias como el National Endowment of the Arts (NEA). Muchos sostendrían que existen considerables fondos concursables en el sistema Norteamericano, y que el apoyo desde los Estados a las artes es suficiente. Ninguna de estas aseveraciones es correcta.  Existen muchas evidencias de la situación crítica que atraviesa el sistema tradicional de apoyo a las artes en ese país en los últimos años (Ver aquí , aquí y aquí). Esta situación se repite también países vecinos como Canadá, donde políticas públicas de derecha ponen en riesgo lo que se ha logrado en las últimas décadas.

Si bien no todo es negativo es claro que el contexto dentro del cual se desarrolla el sistema de apoyo a las Artes en Estados Unidos está cambiando. Evidencia de estos cambios y nuevos vientos es el surgimiento de una serie de movimientos surgidos de las organizaciones culturales de base, iniciativas que tienen la intención de articular redes de creadores y colectivos culturales hacia la obtención de mayor apoyo público a las artes, y el diseño de políticas culturales incluyentes que consideren el aporte de las cultura al desarrollo social de las comunidades.

Hace algunas semanas nació el Instituto para la Cultura al Servicio de las Sostenibilidad Comunitaria (ICSCS – Institute for Culture at the Service of Community Sustainability) (www.artspolicynow.org) en la ciudad de Nueva York. De acuerdo al ICSCS el rol de las artes y la cultura en la creación de la vida comunitaria y en el aseguramiento de la viabilidad económica urbana recién empieza ser comprendida.  Según sus fundadores, las artes siguen siendo subestimadas y aisladas de otros sectores en el discurso cívico y en la toma de decisiones: “Se necesita políticas culturales robustas que fomenten el rol integral de las artes en todas las áreas del quehacer humano. Las artes son un sector innovador de la economía, digno de inversión estratégica y de programas de desarrollo económico”.

ICSCS busca incentivar el desarrollo de infraestructura que permita a los artistas desarrollar carreras viables, un asunto critico en el desarrollo comunitario y en la sostenibilidad de los vecindarios en las ciudades. Para ICSCS “ya es tiempo de hacer que el publico se incorpore plenamente a una conversación sobre lo que la cultura puede lograr y en cómo lograr los recursos necesarios para maximizar su impacto”. Uno de los objetivos centrales del Instituto es reunir, diseminar e interpretar información empírica y proveniente de un trabajo de campo para lograr una comprensión integrada de “cómo las artes realmente funcionan”. ICSCS busca promover conversaciones entre artistas y otras personas en la comunidad para genera mayor información y proponer recomendaciones concretas al estado de Nueva York y al país en general para lograr apoyar a los artistas, mejorar el ambiente operativo para múltiples sectores, promover vecindarios y comunidades sólidas y diversas y fortalecer a Nueva York como una economía creativa internacional.

En 2008, el Departamento de Estadísticas de Empleo de la Ciudad de Nueva York brindó información oficial al Wall Street Journal que indicaba la existencia de 1,200 artistas plásticos, 1,470 bailarines y 5,820 actores. Según ICSCS estas cifras y otras usadas por los que toman decisiones constituyen una subestimación considerable. En una entrevista reciente, Paul Nagle, Director Ejecutivo de ICSCS explica que contar con información correcta permitiría dar cuenta de otra realidad sobre el impacto económico de las artes y podría ayudar a influir en decisiones políticas en ámbitos diversos, como por ejemplo lograr  un seguro de salud integral para artistas, desarrollar estrategias de desarrollo urbano más sostenibles, y generar incentivos efectivos para pequeñas y medianas empresas culturales. En el mismo artículo, el emprendedor en música y moda Russell Simmons concuerda y explica “Si el gobierno no obtiene y entiende los números, no respetará a las artes y la cultura, y si no las respeta, no las apoyarán”.

En la estrategia de ICSCS vemos claramente la visión de intelectuales como Gorge Yúdice (quien forma parte del Comité Consultivo Internacional de ICSCS) en el libro “La cultura como recurso” (2003) donde el aspecto performativo de la cultura informa el desarrollo de políticas específicas, las mismas que buscan un impacto en lo social. Es claro que para ICSCS se trata de utilizar a la cultura como recurso para lograr la sostenibilidad de comunidades afectadas por un modelo de desarrollo particular, y en especial ahora que existe una economía en crisis: la excusa perfecta para cortar más fondos a las artes.

Hace más de 10 años atrás, Yúdice (1999) ya había advertido del proceso de privatización de la cultura en Estados Unidos, y la entrada del “administrador de las artes” como nuevo emprendedor, a tono con las nuevas demandas corporativas en el ámbito cultural. Digamos que ICSCS constituye un nuevo capítulo en esta larga y rica historia, pues busca rescatar la idea de la cultura “en servicio de la sostenibilidad comunitaria”, un discurso relativamente nuevo en el ámbito cultural de Norteamérica y Nueva York. Partir de la comunidad y sus sostenibilidad (y no de la empresa, el crecimiento económico o el turismo) como concepto básico para la creación de políticas públicas en artes y cultura no ha sido generalmente la norma.

Para ICSCS realizar censos actualizados sobre los distintos sectores de las artes y la cultura es una prioridad. Si bien existen iniciativas de parte de fundaciones por lograr “data cultural”, estas acciones suelen estar determinadas por la visión de quien las financia, y no necesariamente por los creadores u organizaciones culturales. Se necesita un diálogo en torno a la información cultural, hacia donde debe orientarse esta información, y hacia donde se puede avanzar en materia de acciones públicas, conjuntamente.


Teatros e impuestos

Hace poco asistí a un “Table Town Hall Meeting”, una reunión de la comunidad organizada por ICSCS para hablar de dos proyectos que pretenden impulsar este año. Asistieron más de un centenar de personas.

Una de esas iniciativas trata de lograr que el Estado de Nueva York genere incentivos fiscales o tributarios para dueños de espacios que suelen o pueden ser alquilados a proyectos de artes escénicas.  Un grupo de personas e instituciones del cual ICSCS forma parte, ha identificado la desaparición progresiva de teatros independientes en Manhattan y Brooklyn, y cómo la privatización concentra muchos recursos en manos de muy pocos creadores. Un incentivo tributario podría generar una mayor diversidad de oferta en artes escénicas, y revitalizar los vecindarios por medio de la actividad que los teatros atraen a sus alrededores, negocios paralelos (cafés, restaurantes, etc.) que suelen surgir en torno a espacios culturalmente activos.

El otro asunto tiene que ver con lograr influir a legisladores en cuanto al presupuesto que la ciudad destina a las artes (en EEUU también se busca el 1% para la cultura). Si bien para algunos puede sonar extraño solicitar una reducción en los impuestos o incremento en el presupuesto público en un año de crisis económica, para este grupo de gestores culturales es el momento preciso. Cuando uno compara los beneficios tributarios que reciben los más ricos en Estados Unidos, un par de millones de dólares en apoyo tributario al teatro, no resulta tan grave. En realidad, un apoyo de esta dimensión podría tener repercusiones muy importantes para la comunidad de las artes escénicas en una ciudad afectada por la crisis.

Los resultados de un cuestionario desarrollado al final de esta reunión mostraron que el 78% de asistentes respondieron que “estaban más capacitadas después de la reunión de ICSCS para participar y tomar acción política local sobre los asuntos discutidos”.  En el blog de ICSCS se pueden encontrar las notas de la reunión y lo discutido.

ICSCS está tratando de abrir un nuevo diálogo sobre las artes y el desarrollo social, y de iniciar un movimiento hacia la participación ciudadana en cultura, para la creación de políticas culturales más incluyentes en Nueva York, uno de los estados tradicionalmente asociados al arte y la cultura. Se trata de lograr algo que se percibe no se ha logrado aún: que la acción pública en artes y cultura revierta directamente en la mejora de la calidad de vida de las comunidades y sus creadores. Desde afuera, se puede notar claramente que más allá de aquellas películas que nos han formado una idea de Nueva York como una “capital cultural” perenne, existe una realidad cultural que se desarrolla desde las bases, y en el día a día de miles de personas dedicadas a crear y usar la cultura como recurso para el desarrollo social de sus comunidades. ICSCS es un espacio nuevo para impulsar ese tipo de trabajo y la innovación en el campo de la cultura para el desarrollo en Norteamérica.

 

Institute for Culture at the Service of Community Sustainability (ICSCS)
Web: http://www.artspolicynow.org/
Twitter: http://twitter.com/ArtsPolicyNow
Facebook:
http://www.facebook.com/#!/pages/Arts-Policy-Now-New-York-City/56824994840

Texto: Mauricio Delfin (@maudelfin) | 10 de Abril, 2011
Artículo Original Aquí .

The Influencers: How trends and creativity become contagious [video]

INFLUENCERS FULL VERSION from R+I creative on Vimeo.

INFLUENCERS is a short documentary that explores what it means to be an influencer and how trends and creativity become contagious today in music, fashion and entertainment.The film attempts to understand the essence of influence, what makes a person influential without taking a statistical or metric approach.

Written and Directed by Paul Rojanathara and Davis Johnson, the film is a Polaroid snapshot of New York influential creatives (advertising, design, fashion and entertainment) who are shaping today’s pop culture.”Influencers” belongs to the new generation of short films, webdocs, which combine the documentary style and the online experience.

www.influencersfilm.com